COMETA

domingo, 18 de diciembre de 2011

CUENTO DE NAVIDAD CON SABOR A MAR

Esta historia  que te cuento sucedió junto al mar una noche de Navidad. Un cangrejo, un poco viejo, caminaba hacia atrás. ¡De repente, unas gotas lo comenzaron a mojar! Pensó que serían las olas que tenían ganas de jugar. Levantó sus tenazas y ¡vaya! ¡qué desilusión! Eran lágrimas de tristeza de esas que llegan al corazón.

Un niño pequeño lloraba mientras se lamentaba: - ¡Ay, Espíritu de Navidad! ¿Qué les voy a regalar?

Don Cangrejo, muy astuto, se adentra en el mar a hablar con Neptuno para una solución encontrar. Todos los peces se ponen en marcha. ¡Hay que trabajar! 

Los pulpos de ocho brazos tejen y tejen sin parar. Con hilo de algas una red de pesca confeccionarán.
En la carpintería marina no se puede molestar. Pez Martillo y Pez Serrucho están haciendo un sillón de coral. Mientras, los calamares esperan para poderlo pintar.

Las ostras pasan perlas para un bonito collar. El Niño Jesús la caracola, que le hace de cuna, se la quiere regalar porque tiene un mensaje que es muy especial. Y, por fín, los caballitos de mar, en la orilla de la playa, los regalos van a dejar.

Los cantos de las sirenas despiertan al niño, dormido en la arena, rodeado de sorpresas. Un collar de perlas para mamá. Una red de pesca para papá. Un sillón de coral para su hermana. Una caracola... ¿Para qué una caracola? 

Y cuando el niño la caracola acerca a su oído escucha un mensaje, muy especial, lleno de felicidad.
Mira el vídeo para poderlo escuchar. (También tienes este cuento narrado)

martes, 6 de diciembre de 2011

CUENTO "BELÉN EN EL FONDO DEL MAR"


Todos los años, en el mes de Diciembre, los habitantes del mar ponen un Belén.

Las conchas de vieira se enlucen con sus mejores galas para arropar a María y a José. Se turnan las algas para acoger a  la hermosa caracola que le sirve de cuna al niño Jesús. Las esponjas de mar sortean el lugar de almohada para que repose su cabecita...

En Nochebuena todos los peces van a un gran concierto y cantan villancicos. ¿Adivinas cuál es su preferido? ¡Ese mismo que estas pensando! LOS PECES EN EL RÍO.
Las familias de todos los peces del mundo se reunen y... ¿Imaginas en qué viene Santa Claus? ¡En un delfín! ¿ Y los Reyes Magos? En una ballena, un caballito de mar y una orca porque los camellos aún no saben nadar, claro.

Todos reciben regalos, adornos maravillosos hechos con conchas y algas secas, dientes caídos, huesos y espinas.

Pero el regalo más hermoso que todos desean es que los humanos vean su Belén. ¿Te animas a cumplirles su deseo?

sábado, 5 de noviembre de 2011

CUENTO "OYE MAR, DANZA CONMIGO"

Un día el mar me dijo al oído:

- Deseo que los humanos me quieran y me cuiden. ¿Puedes ayudarme?

Y le respondí.

- Yo haré que muchos naden y se sumerjan en tus olas. No te preocupes. Bailarán contigo y serás respetado.

Con la magia de esta danza, abriré las puertas a un mundo mágico donde serás amado.
 



(Presentación de la sesión de cuentacuentos en la Biblioteca "VEN A NADAR")

miércoles, 27 de julio de 2011

CUENTO "LA ESTRELLA DE DIOS"


Cuando Dios terminó la Creación del mundo, decidió dejar una pequeña estrella entre las personas. Esta pequeña estrella era una parte de él.




Como el ser humano valora poco lo que le dan con facilidad, Dios pensó que debía dejar su estrella escondida en algún lugar que fuera muy difícil de encontrar.


 



Entonces le pidió consejo a los ángeles más sabios y les preguntó:

Y ellos  le sugirieron varias posibilidades....
 
 
   

 Pero estas respuestas no convencieron a Dios. 



 




En ese momento el ángel más pequeño de todos los ángeles le dijo:








Y así creó a cada ser humano con una pequeña estrella en su corazón. 







Pasaron los años y Dios, al ver cómo las personas buscaban la estrella divina y no la encontraban, decidió ayudarles y les regaló la religión.

Desde entonces, la religión ayuda a las personas a mirar en el interior de su corazón para encontrarse con Dios, llenarlo de su amor y poder irradiarlo a ellos mismos y a los demás.

Cómic realizado por los alumn@s de 5º A de Primaria.

miércoles, 13 de julio de 2011

CUENTO "POR QUÉ EL CIELO ESTÁ TAN LEJOS"

Al comienzo de los tiempos, el Cielo estaba tan cerca de la Tierra que la gente, con solo estirar el brazo, ya lo tocaba. El Cielo, así, tan cercano, protegía a los animales y a las plantas de los cálidos y duros rayos del Sol, así como de las tormentas y los vientos fríos.

Pero, un día, unas mujeres se pusieron a moler grano con grandes palos que acababan en una maza. Levantaban los palos para moler el grano contra una piedra. Entonces, cada vez que los levantaban, con el extremo superior del palo golpeaban la superficie el Cielo y lo agujereaban, haciéndole bastante daño.

Al Cielo aquello no le hacía ninguna gracia, por lo que se enfadó mucho:

- ¡Eh! Estaos quietas. Parad de darme golpes con vuestros palos. ¿No veis que me estáis poniendo como un colador?

Pero ellas estaban tan ensimismadas en su trabajo y tan concentradas en la hermosa canción que estaban cantando que no lo escucharon y siguieron moliendo su grano haciéndole más agujeros por aquí y por allá.


Como el Cielo no aguantaba el dolor dio un impulso hacia arriba y se alejó cuanto pudo de la Tierra, hasta llegar a donde hoy se encuentra.

 A partir de este momento, todos los seres de la Tierra quedaron a merced de los elementos, del calor y del frío, de la lluvia y de la nieve, del viento y de las tempestades.

Eso que llamamos estrellas son los agujeros que las dos mujeres hicieron en la superficie del Cielo mientras molían el grano con sus mazos.

Las nubes cuelan su agua por los agujeros del Cielo y entonces llueve sobre la  Tierra. Ellas le dicen al Cielo:

- ¡Por favor, no dejes que se nos caiga el agua!

Pero el Cielo responde:

- ¡Cómo no la voy a dejar caer, si los seres de la Tierra no pueden vivir sin ella!

Así que, es cierto que por causa de aquellas mujeres el Cielo se alejó hasta lo más alto. Pero también es verdad que si ellas no lo hubiesen agujereado no llovería y toda la Tierra sería un desierto.

Cuento popular de Somalia.
Canción africana SHAY, SHAY, KOOLAY. 

martes, 5 de julio de 2011

CUENTO "LOS CABALLONES BLANCOS"

Había una vez un artista que vivía con su familia en una casa junto al mar. En verano iba a la playa y hacía animales con arena, sobre todo caballos, porque decía que eran los animales más bonitos del mundo.

Una mañana el artista se despertó y encontró que había en el mar enormes crestas blancas sobre las olas.

- ¡Mira! ¡Caballones blancos!- dijo su mujer.

Cuando el mar está agitado, la gente llama "caballones" a las olas.

El artista vió los caballos, en la bahía, galopando y zambullendose e inspirándose en ellos decidió que la escultura de arena de ese día sería un caballo.

Fue a la playa y lo primero que hizo fue coger agua del mar y echarla sobre la arena seca, luego separó y modeló la arena con sus manos. El caballo empezó a tomar forma: los músculos y las patas, la cabeza alzada y las crines encrespadas...

El artista trabajó hasta que se puso el sol y cuando empezó a hacer frío, se volvió satisfecho a su casa.

El caballo de arena se despertó. Estaba vivo, pero no podía moverse. Oyó las gaviotas, oyó el eco del mar y, a lo lejos, oyó el relincho de los "caballones blancos"

- ¿Qué están haciendo?- preguntó el caballo de arena a las gaviotas.

- Se encabritan, saltan y agitan la cola -le respondieron.

El caballo de arena intentó moverse. Imaginaba que era un caballo al galope, pero estaba clavado en la arena y no podía ir con ellos.

- ¡Ven con nosotros! -le gritaban los caballones blancos.

El mar rompía contra la orilla, hasta que una ola enorme le cubrió las crines, la cabeza, las patas... y entonces el caballo de arena sintió que las olas le elevaban; relinchó y agitó las crines. A su alrededor los caballones blancos saltaban sobre las olas y se zambullían.

Después se alejaron galopando y el caballo de arena se fue con ellos.

A la mañana siguiente, la gente dijo:  "¡Qué pena! El mar se lo ha llevado".

Pero el artista sonrió. Él sabía adónde había ido su caballo de arena...

martes, 28 de junio de 2011

CUENTO "UN JARDÍN MÁGICO"


En un castillo muy hermoso vivía una reina que adoraba las flores. Tanto le gustaban que el castillo estaba rodeado por un jardín donde el verdor aparecía mezclado de puntos de colores: rojo, amarillo, lila... Eran sus flores. Todas preciosas.

Las flores estaban muy bien cuidadas porque, ¡cosa curiosa!, quien se encargaba de  aquel jardín era la propia reina. Ésta estaba muy harta de aguantar el gran egoísmo de su marido, que se pasaba horas enteras contando sus riquezas, y aquel jardín era su refugio. Lo cuidaba horas y horas, y eso al jardín se le notaba un montón.

Un día estaba la reina extasiada regando unos tulipanes amarillos y mirando sus largas hojas verdes, tan frescas y brillantes, cuando de pronto oyó un ruidito muy cerca de ella. Volvió la cabeza y vio a una dama bellísima que le dijo: 

- "Yo sé todo lo que te pasa, gran soberana de todo este magnífico reino. Pero no sufras tanto. Vamos a darle al rey una lección que nunca olvidará y si tenemos suerte, todo se arreglará".

Dichas estas palabras, todo el reino se paralizó.

A las flores, no las movía el viento por fuerte que viniera. Los criados dentro del castillo parecían estatuas. La reina, con su gran belleza, parecía una escultura hecha a propósito para adornar el jardín.

Solo el rey se podía mover en medio de aquella quietud. Cuando pensó que ya no podría ver más a la reina hablando, paseando... se estremeció de dolor y se olvidó de sus riquezas. Lo único que quería era ver todo lleno de vida otra vez. La reina a su lado, las flores meciéndose con el viento, oír el bullicio del castillo, el canto de los pájaros, la risa de los criados.

Su corazón sufría y su deseo de que todo volviera as ser como antes era tan fuerte que, como por arte de magia, ¡se produjo el milagro! Todo empezó a tener movimiento: los criados reían, las flores se agitaban alegres en el jardín movidas por el aire, los pájaros revoloteaban cerca de los cristales, la reina se movía por el jardín...

Y el rey sentía una alegría especial que le envolvía todo su ser y que le relajaba los músculos de su boca, le producía una sonrisa nueva, diferente a todas sus sonrisas anteriores. Era otro ser.

Aquella lección lo había transformado. Era feliz y todos con él.



domingo, 19 de junio de 2011

CUENTO "EL REY SIN CUENTO"

El rey de Litonia tenía un problema. Se dió cuenta cuando despertó de un molesto sueño una noche de invierno que llovía a mares. Mandó llamar a sus consejeros y les dijo:

- Queridos consejeros. Tengo un problema: no tengo un cuento. ¿Comprendéis la gravedad de esto? ¡Un rey sin cuento! Esto  nunca se vió.

Los consejeros decidieron encontrar una solución y durante ocho días hablaron, discutieron... Pero nada, no había manera. No encontraban el remedio.

Entonces el rey decidió enviar emisarios a recorrer el mundo en busca de un cuento. Un día llegó una dama ataviada con un lujoso vestido de seda.

- Majestad, yo tengo la solución. En mi país hay un ladrón. No es un ladrón cualquiera, es un ladrón de cosas que uno no cuenta. Majestad, puedo contarle al ladrón que hay millones de cosas que robar en Litonia y usted con su sabiduría podrá sacar luego un cuento de este hecho.

El rey aceptó.

Y... ¿qué te parece que pasó? Pues que una sombra pasó por el reino llevando la oscuridad a cada rincón. El rey, en vez de socorrer a su pueblo, se quedó dormido.

Cuando la sombra desapareció del reino el rey despertó. No se acordaba de nada de lo que había pasado. Quizás fue el deseo de tener un cuento lo que el ladrón de cosas que uno no cuenta fue lo que le robó.

Gracias a esto los habitantes del Litonia se vieron libres de la obsesión del monarca. Y, ese mismo día, en secreto, para que él no se enterara, comenzaron a redactar este cuento.
Antonido Yáñez Casal

Solo que el rey cambió el ¡NO TENGO UN CUENTO! por un ¡CUENTAME UN CUENTO!


miércoles, 8 de junio de 2011

CUENTO "EL MEJOR FLAUTISTA DEL MUNDO"

En todos los lugares las personas mayores son los que conocen los cuentos más bonitos y entrañables. El viejo Iván relató este cuento a los niños y niñas de su aldea, un cuento que habla sobre Pedro Petrov,  el mejor flautista del mundo.

Pero era como vosotros, dice Iván. Un niño bueno, guapo y con el pelo muy, muy rizado. Alquien a quien le encantaba soñar y que deseaba, más que otra cosa, tener un gorro de cosaco.

Así que mientras ahorraba para comprarlo, decidió cortarse el pelo en forma de gorro. Peló del todo su nuca y dejó sin cortar la parte de arriba de su cabello.

- ¡Qué bien me sienta la primavera!, pensaba mientras volaba cerca de él  una pareja de ruiseñores.

- "Mira" dijo ella, "mira qué hermoso lugar".

- "¿Tú crees?", contestó el señor ruiseñor.

- "Sin duda, es perfecto. No tendremos ni que hacer el nido. Bastará con poner los huevos".

Y así los ruiseñores se instalaron en la cabeza de Pedro.

Éste al principio no lo notó. Hasta que un día, que fue a rascarse, recibió un picotazo. Buscó un espejo y... ¿qué vió? ¡Cuatro crías y dos señores pájaros!

Pensó en echarlos, claro, pero luego lo repensó y se dijo: "Dejaré que se queden. Total, me harán compañía y en invierno se marcharán". Y en efecto así fue.

Aunque antes ocurrió algo maravilloso. Los ruiseñores tuvieron que enseñar a cantar a sus polluelos...

Pedro Petrov aprendió, a base de escucharlos, a hacerlo tan bien o mejor que un pájaro, con lo que se hizo mundialmente famoso como flautista.

De modo que algo que podía haber sido un problema, terminó siendo un hermoso regalo. Eso dijo el viejo Iván antes de que todos, niños y mayores, aplaudieran.
Adaptación del cuento: Kide Díaz
Ilustración: Diego Jiménez


miércoles, 1 de junio de 2011

CUENTO "EL SECRETO DE LA ISLA DE SAN BORONDÓN"


Dicen que las Islas Canarias son siete, pero... ¿Sabías que se busca una octava? ¿Una isla misteriosa... fantástica? ¿La isla de la Felicidad y la Fortuna?

Acompáñame, te voy a contar unha historia llena de magia y fantasía. Una historia en la que vas a descubrir un gran secreto: el de la isla de San Borondón, la isla Fantasma de las Canarias.

Todas las noches, frías o calientes, un viejo pescador salía a pasear con su barca. Acompañado por su perro recorría el mar canario buscando el mejor lugar donde echar sus redes y coger los mejores peces.

Una noche suave y tranquila echó, como de costumbre sus redes y, al sacarlas no podía dar crédito a lo que veían sus ojos. Dentro de la red, entre algúnos peces, se encontraba una corona. Una corona de oro, con brillantes.



Y la Musa sonríe divertida en su isla de fantasía.

viernes, 27 de mayo de 2011

CUENTO "SIRA Y EL PÁJARO NEGRO"


En la aldea donde vive Sira, es costumbre que, cuando nace un bebé, su papá le fabrique un sonajero, porque su sonido, dicen, aleja las enfermedades.
Sira quiso que el de su hermanito pequeño fuera diferente y lo pintó de verde. ¡Le quedó precioso!

En el pueblo todos saben que, cuando llega la noche, hay que guardar muy bien esos sonajeros, porque, con la oscuridad, el Pájaro Negro sobrevuela la aldea buscándolos y se los lleva en el pico a su nido en lo alto de la montaña.

Una noche, sucedió lo que todos en la familia temían. El Pájaro Negro encontró el sonajero verde del hermanito de Sira y, sin que nadie se diera cuenta, se lo llevó a su guarida.

Cuando amaneció, el bebé no paraba de llorar. Había perdido el color de la cara y el brillo de los ojos. Su mamá no sabía qué le pasaba e intentaba calmarle acunándole en sus brazos. Cuando a mediodía regresó su papá de trabajar en el campo, se dio cuenta de que el sonajero no estaba.

- ¿Qué vamos a hacer ahora?, preguntó mamá muy asustada.
- Tendremos que recuperar el sonajero, dijo papá decidido.

- Pero eso es imposible, nunca nadie ha conseguido llegar hasta el nido del Pájaro Negro, el camino está lleno de peligros, se lamentó mamá.

Sira, permanecía sentada a las puertas de la cabaña escuchándoles.

Mientras se abrazaba las rodillas lloraba por su hermanito enfermo. No podía permitir que se muriera el bebé y, como siempre había sido una niña muy valiente, decidió ir ella a buscar el sonajero. Se levantó de un salto y, sin pensárselo dos veces, agarró la bolsa de tela que llevaba a la escuela y echó en ella todos los cacahuetes que pudo coger y un par de tortas de maíz. Sin hacer ruido, y a escondidas, emprendió el camino... (Sigue en el video)

Hoy a las 10:30 hora peninsular este cuento surcará los aires apoyando a la campaña:EL ESPAÑOL EN EL AIRE POR LAS NIÑAS. Campaña Mundial de Educación: por una educación para las niñas del mundo, que por múltiples causas no pueden acceder a unos estudios y formación.

¡VA POR ELLAS!



La historia de Sira hizo reflexionar a muchos padres de su aldea, que decidieron que sus hijas también tenían que ir a la escuela.

Sira sigue estudiando para lograr que algún día el Pájaro Negro se marche para siempre de su pueblo y que ningún niño vuelva a enfermar por su culpa.

domingo, 22 de mayo de 2011

LOS ZAPATOS MÁGICOS DE LOS LEPRECHAUNS


Hace mucho, mucho tiempo los leprechauns, unos duendes zapateros remendones llegaron desde la isla de Irlanda a Galicia.

Se establecieron por todas partes. Vivían escondidos entre las hojas de las viñas, en el Monte Pindo, bajo las aguas del río Xallas… Disfrutaban con sus travesuras y lo peor es que no dejaban dormir a nadie porque pasaban las noches cantando y bailando.

Otras veces golpeaban las piedras con sus matillos. ¡Ruido y más alboroto!

En las noches de luna llena se dedicaban a fabricar zapatos para las hadas bailarinas, príncipes, duendes y meigas de Galicia.

Y, mientras, cantaban esta canción:

«Grandes botas de caza, zapatillas de salón
blancas de boda y rosas para bailar.
Así, así,
fabricamos un solo zapato
y nos enriquemos a cada puntada.

¡Tick-tack-tuck...! ¡Tick-tack-tuck.


Por eso es muy importante que nunca tires un zapato cuando te quede pequeño o esté estropeado. ¡Mira que desciende de un zapato mágico! ¡Un zapato que habla de amor y paz!

lunes, 16 de mayo de 2011

CUENTO "EL PRIMER FESTIVAL DE MÚSICA DEL MUNDO"

Hace siglos, cuando aún no existían los festivales de la canción, se celebraban como hoy festejos musicales. En la Edad de Piedra se celebró el Primer Festival de los Imitadores de Pájaros. La crónica de este suceso, narrada en la pared de una cueva por un reportero de la época, cuenta que el festival tuvo lugar en el poblado de Glup, que se alzaba en la costa mediterránea muy cerca del lugar que hoy ocupa Benidorm.

Al grito de                                                                    dió comienzo este evento.

El primero que subió al escenario fue un representante de una tribu nórdica, viejo y cegato, pero un gran imitador de aves. 

- ¡Pío, pío! cantó. Y arrancó una multitud de aplausos

Después actuó un corpulento centroeuropeo.

- ¡Piripipí, parapapá...! El público enmudeció con la calided de su voz. La ovación fue estruendosa.

Cuando iban a dar por ganador al corpulento centroeuropeo un miembro de la tribu de los galos, que pastoreaban por la zona que más tarde sería Francia, dijo:

- Tu gorjeo es pura farsa. No hay pájaros que digan "parapapá".

Por desgracia, unas manchas de humedad borraron en la cueva el resto del relato  y ¡nunca podremos saber quién ganó aquel Primer Festival!
¿Qué te parece? ¿Le pones tú un final?
Adaptación del cuento de Álvaro de LaIglesia

lunes, 9 de mayo de 2011

CUENTO "UN PUZZLE COMPLICADO"


Natascha adora los puzzles. Tiene una colección inmensa. Sin embargo, la ilusión de comenzar uno nuevo, el reto y desafío para completarlo... hace que se sienta viva.

Un día recibe un nuevo rompecabezas. Una de sus piezas decide escaparse y llevarla a un mundo donde su imaginación la hará volar, ser libre.

Un precioso cuento en el que la ilusión y la constancia son los valores fundamentales.





A que te has animado tú a hacer también un rompecabezas?

martes, 3 de mayo de 2011

CUENTO "POR QUÉ LAS LECHUZAS HACEN UH...UH...UH..."

Hoy en día, el bosque es un lugar tranquilo. Pero hace mucho, mucho tiempo, era diferente. Los pájaros cantaban de cualquier manera. El ruiseñor croaba, el águila cucaba, el palomo graznaba y el gorrión echaba el día rulando. En definitiva, armaban un gran alboroto.

El oso, que era el rey del bosque, estaba muy enfadado porque aquellos gritos no le dejaban dormir la siesta. Por eso, un día, decidió reunir a todos los pájaros en un claro del bosque. Acudieron todos menos la lechuza porque dormía durante todo el día.

El oso les dijo:

- ¿Veis este barril? Está lleno de cantos de pájaros. Hay uno para cada uno de vosotros. Elegid bien, porque será vuestro canto para toda la vida. Nunca lo podréis cambiar y deberéis de transmitirlo de generación en generación.

Los pájaros se abalanzaron sobre el barril y sacaron todas las canciones. Discutieron un poco, pero enseguida se pusieron de acuerdo. Y cada uno tuvo su canto.

Cuando la lechuza se levantó, se encontró al oso al lado del barril vacío. Al ver que no quedaba ni un canto para ella el oso le dijo:

- Vete a la aldea al otro lado del bosque. Como a las personas le encantan las fiestas siempre están cantando canciones. Quizás aprendas una.

Cuando la lechuza llegó a la aldea ya era medianoche. Sólo había luz en una cabaña donde un niño movía, adormecido, el arco de un instrumento, el doble de grande que él, que hacía un ruido extraño: "¡UH!...¡UH!...¡UH!..."

- ¡Es la única canción que queda!, suspiró la lechuza. No es muy bonita pero por lo menos no es difícil.

Rápidamente la aprendió y volvió al bosque. Más adelante se la enseñó a sus hijos y nietos. 

Por esta razón, desde hace mucho, mucho tiempo, en todos los bosques del mundo las lechuzas cantan haciendo: "¡Uh!, ¡Uh!, ¡Uh!". Y por supuesto tú ya habrás adivinado que el instrumento del que aprendió era un CONTRABAJO.  
(Adaptación del cuento de CLAUDE CLEMENTE)

miércoles, 27 de abril de 2011

CUENTO "EL PALACIO ENCANTADO"

José y María eran dos hermanitos muy ambiciosos. Los dos querían vivir en un gran palacio encantado. Un día salieron de su casa y se fueron por los campos su busca.

Después de caminar mucho, les salió al encuentro el príncipe Colibrí y les dijo:

- Venid conmigo a mi palacio. Es un palacio caliente, tapizado de plumas. El aire lo mece y las hojas de un árbol le sirven de techo. Mi palacio es un nido.

Pero los niños siguieron caminando sin hacerle caso. Después de caminar mucho, les salió al encuentro el caballero Zorro, con su nariz puntiaguda y cola suave y esponjosa, y les dijo:

- Venid conmigo a mi cueva. Es un palacio caliente, alfombrado de hojas secas. Una rama le sirve de techo y en él tengo guardadas muchas cosas buenas para comer.

A pesar de que tenían mucha hambre y empezaban a sentirse cansados continuaron con su marcha.

Les salió al encuentro el señor Oso, fuerte y grande, con su abrigo peludo y su cara risueña.

- Venid a mi palacio. Es un palacio caliente, hecho de madera olorosa y tapizado de musgo. En él tengo pedazos de panal de la miel más dulce. Mi palacio es el hueco de un árbol.

Y tampoco a él le hicieron caso.

Rendidos y agotados decideron dormirse al pie de un árbol. 

Entonces, el hada Alegría se les apareció en sueños y les dijo:


- Aquí está el palacio encantado niños ambiciosos. Este palacio se llama hogar.






Los niños despertaron de su sueño con la risa del hada que parecía un repique de campanillas de plata. Se restregaron los ojos y descubrieron que estaban en su casa y su mamá estaba frente a ellos sonriendo.

Los niños la abrazaron y la llenaron de besos. Su casita les pareció deste entonces mejor que todos los palacios del mundo.

miércoles, 20 de abril de 2011

CUENTO "EL LIBRO AVENTURERO Y EL SECRETO DEL CUENTACUENTOS"


Este cuento me lo contó un libro pequeño y aventurero que vivía aislado en lo más alto de una biblioteca, sin que ningún niño lo pudiera leer. Un día, ese libro de pocas hojas, saltó de su estante y se fue a conocer mundo...

Sin saber como tropezó con Bruno, un cuentacuentos que viajaba de pueblo en pueblo con su vieja maleta de madera. Grandes y pequeños lo seguían hasta la plaza deseando escuchar sus apasionantes relatos. Él, entonces, colocaba su maleta en el suelo y, poniéndose encima de ella, comenzaba a relatar historias.

Sus historias hacían soñar a grandes y pequeños, llenaban de fantasía el corazón y la vida de la gente. Pero había algo que todo el mundo se preguntaba:

- ¿Qué llevaba Bruno en su maleta? ¿Por qué nunca se separaba de ella?

Y comenzó a rumorearse que guardaba en ella el secreto y la fuerza de sus palabras.

Ocurrió que Xiago, otro cuentacuentos, envidioso de la fama de Bruno, le robó su maleta. ¿Os podéis imaginar la cara de sorpresa que puso cuando al abrirla descubrió que estaba vacía?

- Pero... entonces ¿cual es el secreto de Bruno? -se preguntaba.

Bruno, mientras, seguía contando cuentos. Ahora en lugar de una maleta llevaba un bastón. Seguía cosechando éxitos. Como contador de historias era fantástico, agarrando su bastón ,como si fuese un amuleto, hacía vibrar de emoción a grandes y pequeños. Cualquier palabra que pronunciara tenía una fantástica propiedad: llegaba al corazón de las personas, por eso la gente lo quería.

A estas alturas ya me imaginaba yo cuál era el secreto de Bruno pero el pequeño libro me lo confirmó:

- LAS PALABRAS SIN AMOR NO SON NADA. PON EL CORAZÓN EN TODO LO QUE DIGAS, PON EL CORAZÓN EN TODO LO QUE HAGAS.

Esta frase la llevaba grabada en su maleta y ahora en su bastón.

Xiago aún sigue buscando el secreto del éxito, pero... tú que ahora lo sabes síguelo. PON EL CORAZÓN EN TODO LO QUE DIGAS, PON EL CORAZÓN EN TODO LO QUE HAGAS PORQUE... LAS PALABRAS SIN AMOR NO SON NADA.

jueves, 14 de abril de 2011

CUENTO "¿QUÉ COMEN LAS BALLENAS?


Imaginaos que, en tiempos remotos, había en el mar una ballena que comía todos los peces que encontraba. De este modo sólo quedó en todo el amplio mar un pez pequeño, astuto y diminuto que nadaba justro detrás de la oreja derecha de la ballena, de modo que quedaba fuera de peligro.

Un día le susurró al oído a la ballena que había una carne exquisita que nunca había probado: la del hombre.

Como estaba muy, muy hambrienta, ya que no quedaba ningún pez en el mar, no le quedó más remedio que hacerle caso al pez y comerse al primer humano que encontrara. Pero... claro, en el mar y en aquella época sólo podía ser un náufrago ¿dónde lo iba a encontrar?

El destino se puso de su parte y en el Mar del Norte encontró uno. Tenía tanta hambre que se lo tragó con balsa incluida. El problema es que el humano, al verse encerrado, comenzó a patear, pegar puñetazos, armar ruido, aporrear, a morder, a arañar, a danzar bailes marineros... Y la ballena se sintió muy desgraciada.


Así que le dijo al astuto pececillo:

- Este hombre es muy indigesto y me produce hipo. ¿Qué hago con él? 
- Dile que salga, respondió el astuto pez.

Pero el hombre se negaba a salir si no lo llevaba de vuelta a su tierra. Y de este modo, la ballena nadó y nadó con toda la rapidez que le permitía el hipo.

Cuando llegó a la tierra del marinero y en el momento de abrir la boca, éste salio y se marchó a su casa muy contento. Sólo que mientras estaba en la barriga de la ballena no había perdido el tiempo. Había cortado la balsa hasta convertirla en una pequeña rejilla cuadrada de maderos entrecruzados, bien sujetos con sus tirantes y arrastrado hasta colocarla con fuerza en la garganta de la ballena donde quedó clavada.

¡Pobre ballena! A partir de aquel día, como no podía escupir ni tragar la rejilla, tuvo que comer peces muy muy diminutos.


Esa es la razón por la cual las actuales ballenas nunca comen ni hombres, ni mujeres, ni niños ni niñas.


(Adaptación del cuento de Rudyard Kipling. Imagen: representación en collage del cuadro de URBANO LUGRÍS "Las Sisargas" por los alumn@s de 5º de Primaria.)

jueves, 7 de abril de 2011

CUENTO "EL ORÍGEN DEL VIOLÍN"




Érase una vez un matrimonio que no tenía hijos. Estaban muy apenados y cada noche suspiraban por tener uno. Una noche que habían acampado en el bosque, la mujer fue a buscar agua a un riachuelo, y allí encontró a una anciana que le dijo:

- Lloras por un hijo, ¿verdad? Parte una calabaza, echa dentro leche y bébetela. ¡Tendrás un hijo que será rico y feliz!

Y dicho esto, la anciana desapareció, dejando tras ella un intenso perfume de nardos.

La mujer regresó a su carro a toda prisa y le explicó a su marido el extraño consejo. Los dos corrieron a buscar una calabaza para hacer lo que había dicho la anciana.

Pasados nueve meses tuvieron un hijo al que llamaron YOSA.

Durante mucho tiempo fueron una familia muy feliz, hasta que los padres murieron. Entonces el muchacho se dijo:

- ¿Qué voy a hacer aquí solo? ¡Me iré a ver mundo!

Fue de pueblo en pueblo, de ciudad en ciudad, hasta que llegó a la ciudad más grande del país, cuyo rey tenía una hija bellísima y un tesoro que ofrecía, junto a la mano de la princesa, a aquel que supiera hacer algo insólito, y que fuera, además, bueno para todo el mundo.




Y así fue como el violín vino al mundo.

viernes, 1 de abril de 2011

CUENTO "LA BENDICIÓN DE DIOS"

Cuando Dios estaba creando el mundo, lo último que hizo, lo que mejor le salió de todo, fue GALICIA.

Y cuando ya acabó de hacer este lugar, colocó sus posaderas en el monte de Santa Tecla para descansar un poco y contemplar mejor su obra.
Ocurrió que no se sentó bien y, para no caer y quedar en ridículo, apoyó una mano.

Con el peso, quedaron marcados en el suelo sus dedos, de esta manera el mar entró por aquellas marcas tierra adentro. Y así fue como los cinco dedos formaron las cinco Rías Bajas: la de Vigo, la de Pontevedra, la de Arosa, la de Muros-Noya y la de Cee-Corcubión.

Cuando levantó la mano y la sacudió, el barro cayó a montones sobre el mar, formando de esta manera las islas Cíes, las Sisargas, Ons y Oncela, Sálvora, Arosa y la demás islas gallegas.

¡Un auténtico paraíso! ¡LA BENDICIÓN DE DIOS"
(Adaptación del cuento de Xosé Miranda y Antonio Reigosa
Imagen presentación: Rías de pulpo, poesía visual del Ceip de Aguiño, Personal no docente)

viernes, 25 de marzo de 2011

CUENTO "EL PIRATA QUE QUISO CAPTURAR LA LUNA"

Este cuento trata de un pirata muy, muy malvado que no quería a nadie. Vivía sólo en una isla y siempre tenía ganas de capturar algún barco. 

Un día se hizo con el barco de las flores, otro con el de los caballos, otro con el de los pájaros... y se partía de la risa con sus maldades.

- Algún día te capturaré a ti también, Luna- decía mirando hacia arriba.

Así fue como se decidió a montarse en su barco y partir en busca de la luna.

- ¡Luna, sígueme!

Pero la luna no le hizo caso. Entonces disparó el cañón contra ella, pero las balas cayeron en el mar. Y la luna seguía navegando por el cielo, como si nada.

El pirata encontró en un libro las cosas que más apreciaba la luna: "a la luna le gusta reflejarse en el agua, pasear por encima de las montañas, de los enamorados, de la poesía..."
Y como era tan malvado fue por el mundo con una red y atrapó todas estas cosas. 

Cuando la luna comprobó que todo lo que le gustaba había desaparecido de la tierra, bajó a comprobar lo que pasaba. El pirata no paraba de reír con el sable en la mano. Y la luna iba bajando más y más.

- ¡Luna! ¡Capturé a todos los barcos del mundo y ahora te voy a capturar a ti!

La luna continuaba acercándose e iba creciendo y creciendo... El pirata comenzaba a sentir un poco de miedo.
- No sabía que la luna fuese tan grande- dijo.

La luna ocupaba ya todo el cielo, de repente se detuvo. El pirata se quedó mirándola asombrado. Sintió un fuerte escalofrío, ¡ya no era un pirata feroz!

- Luna, maravillosa luna, tu eres quien me capturó a mi.

La luna brilló para el solo toda la noche. Después, lentamente fue subiendo y haciéndose cada vez más pequeña. Flotó sobre el mar, sobre la isla, donde ahora había alguien que quería a la luna y a quien la luna quería.

Ahora el pirata baila de alegría y todas las noches le canta a su amada.
(Adaptación del cuento de Dennis Hasley)

Related Posts with Thumbnails