COMETA

martes, 3 de mayo de 2011

CUENTO "POR QUÉ LAS LECHUZAS HACEN UH...UH...UH..."

Hoy en día, el bosque es un lugar tranquilo. Pero hace mucho, mucho tiempo, era diferente. Los pájaros cantaban de cualquier manera. El ruiseñor croaba, el águila cucaba, el palomo graznaba y el gorrión echaba el día rulando. En definitiva, armaban un gran alboroto.

El oso, que era el rey del bosque, estaba muy enfadado porque aquellos gritos no le dejaban dormir la siesta. Por eso, un día, decidió reunir a todos los pájaros en un claro del bosque. Acudieron todos menos la lechuza porque dormía durante todo el día.

El oso les dijo:

- ¿Veis este barril? Está lleno de cantos de pájaros. Hay uno para cada uno de vosotros. Elegid bien, porque será vuestro canto para toda la vida. Nunca lo podréis cambiar y deberéis de transmitirlo de generación en generación.

Los pájaros se abalanzaron sobre el barril y sacaron todas las canciones. Discutieron un poco, pero enseguida se pusieron de acuerdo. Y cada uno tuvo su canto.

Cuando la lechuza se levantó, se encontró al oso al lado del barril vacío. Al ver que no quedaba ni un canto para ella el oso le dijo:

- Vete a la aldea al otro lado del bosque. Como a las personas le encantan las fiestas siempre están cantando canciones. Quizás aprendas una.

Cuando la lechuza llegó a la aldea ya era medianoche. Sólo había luz en una cabaña donde un niño movía, adormecido, el arco de un instrumento, el doble de grande que él, que hacía un ruido extraño: "¡UH!...¡UH!...¡UH!..."

- ¡Es la única canción que queda!, suspiró la lechuza. No es muy bonita pero por lo menos no es difícil.

Rápidamente la aprendió y volvió al bosque. Más adelante se la enseñó a sus hijos y nietos. 

Por esta razón, desde hace mucho, mucho tiempo, en todos los bosques del mundo las lechuzas cantan haciendo: "¡Uh!, ¡Uh!, ¡Uh!". Y por supuesto tú ya habrás adivinado que el instrumento del que aprendió era un CONTRABAJO.  
(Adaptación del cuento de CLAUDE CLEMENTE)

Related Posts with Thumbnails