COMETA

miércoles, 13 de julio de 2011

CUENTO "POR QUÉ EL CIELO ESTÁ TAN LEJOS"

Al comienzo de los tiempos, el Cielo estaba tan cerca de la Tierra que la gente, con solo estirar el brazo, ya lo tocaba. El Cielo, así, tan cercano, protegía a los animales y a las plantas de los cálidos y duros rayos del Sol, así como de las tormentas y los vientos fríos.

Pero, un día, unas mujeres se pusieron a moler grano con grandes palos que acababan en una maza. Levantaban los palos para moler el grano contra una piedra. Entonces, cada vez que los levantaban, con el extremo superior del palo golpeaban la superficie el Cielo y lo agujereaban, haciéndole bastante daño.

Al Cielo aquello no le hacía ninguna gracia, por lo que se enfadó mucho:

- ¡Eh! Estaos quietas. Parad de darme golpes con vuestros palos. ¿No veis que me estáis poniendo como un colador?

Pero ellas estaban tan ensimismadas en su trabajo y tan concentradas en la hermosa canción que estaban cantando que no lo escucharon y siguieron moliendo su grano haciéndole más agujeros por aquí y por allá.

video
Como el Cielo no aguantaba el dolor dio un impulso hacia arriba y se alejó cuanto pudo de la Tierra, hasta llegar a donde hoy se encuentra.

 A partir de este momento, todos los seres de la Tierra quedaron a merced de los elementos, del calor y del frío, de la lluvia y de la nieve, del viento y de las tempestades.

Eso que llamamos estrellas son los agujeros que las dos mujeres hicieron en la superficie del Cielo mientras molían el grano con sus mazos.

Las nubes cuelan su agua por los agujeros del Cielo y entonces llueve sobre la  Tierra. Ellas le dicen al Cielo:

- ¡Por favor, no dejes que se nos caiga el agua!

Pero el Cielo responde:

- ¡Cómo no la voy a dejar caer, si los seres de la Tierra no pueden vivir sin ella!

Así que, es cierto que por causa de aquellas mujeres el Cielo se alejó hasta lo más alto. Pero también es verdad que si ellas no lo hubiesen agujereado no llovería y toda la Tierra sería un desierto.

Cuento popular de Somalia.
Canción africana SHAY, SHAY, KOOLAY. 

2 comentarios:

Paqui dijo...

Que cuento más bonito!! Es precioso!!!

CARMEN LODEIRO dijo...

Gracias Paqui. Hay otra versión de este cuento de los nativos norteamericanos también muy bonita. A través de mi trabajo recogiendo cuentos observo que hay muchas coincidencias en muchas culturas. Besos

Related Posts with Thumbnails