COMETA

martes, 30 de junio de 2009

CUENTO DEL PUEBLO MAPUCHE SOBRE EL ORÍGEN DE LAS PATATAS


Cuento del Pueblo mapuche: El lonco y los dioses

Este pueblo habita dividido entre Argentina y Chile, Mapu= tierra, Che= gente. El lonco es el encargado de administrar justicia.

Un mapuche comenzaría este cuento diciendo: allkütoymün nga veymu che allkütolu ("¡Escuchen!. ¡Por eso siempre sabe el que escucha!")

Los mapuches habitan una tierra hermosa que, a veces, temblaba y cuando esto sucedía todos temían por sus vidas, perdían sus casas y las cosechas de sus campos.
Cuando tenían un problema, se reunían y juntos buscaban una solución que encargaban de realizar a la persona que consideraban más adecuada.

Ante el problema de los terremotos decidieron que sólo los dioses que vivían en la isla eran los adecuados para dar la respuesta pero, nadie se atrevía a ir a visitarlos. Necesitaban un hombre valiente, prudente y humilde.

Este hombre apareció en la isla de Chiloé, lo designaron como el lonco y despidiéndose de su familia se arriesgó a hacer el viaje.

Llegó a la isla de los dioses en su barca, en total oscuridad y silencio. Se escondió detrás de un matorral y al amanecer, la vida en la isla despertó. Al cabo de un tiempo escuchó un saludo ruidoso, un dios que, al parecer había estado de viaje, regresaba y los otros corrían a darle la bienvenida y mientras lo hacían, la tierra temblaba.

Ya sabía el por qué de los temblores, sucedían cuando los dioses se abrazaban ¿cómo iba a pedirles que no lo hicieran?. Entristecido iba a marcharse cuando pegó un gran grito asustado por un lagarto y los dioses lo descubrieron.

Como comprendereis los dioses se enfadaron porque vieron a un humano espiándolos y el lonco se vió obligado a explicar el porqué de su estancia en su isla. Pero éstos enojados lanzaron este castigo:

- Condenado a vivir como lo encontraron: oculto en la tierra.
- Condenado a terner el cuerpo lleno de ojos, por ser espía, pero que sean ciegos para que no le sirvan de nada.
- Y si vino para servir a su pueblo, que sea esta la razón de su vida. Será alimento para ellos.


El lonco asustado por estas palabras subió a su barca, iba mareado y se notaba extraño pero consiguió llegar a Chiloé y desembarcar en la playa. Allí notó que su cuerpo comenzaba a cambiar y se transformó en una planta de grandes hojas verdes y flores blancas: la planta de la patata, alimento para gran parte de la humanidad.



Y si yo fuera mapuche les diría: vemkalave ("¡Así sería!, ¡a lo mejor fue así!)

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails