COMETA

martes, 21 de diciembre de 2010

CUENTO "LA VISITA DE LAS ARAÑAS"


Era el día de Nochebuena, ¿sabéis? El árbol estaba ya bien adornado con sus velas, sus bolas brillantes, sus naranjas alegres, sus manzanas rojas, sus nueces doradas y muchos, muchos juguetes. Era de verdad un árbol muy hermoso.

Estaba solitario en el gran salón con las puertas bien cerradas para que los niños no pudiesen verlo hasta la mañana del día de Navidad.  

Los mayores, el gato, el canario, el perro... todos los de la casa lo habían visto excepto los niños y.... ¡las arañas!

Como sabéis las arañas viven en los rincones soleados de las buhardillas, en los rincones oscuros de los sótanos y en todos los rincones que podais imaginar. Desgraciadamente, justito antes de Navidad hubo una gran limpieza en aquella casa. La escoba llegó a todos los rincones -ris, ras, ris ras- y el plumero no dejaba ni una telaraña - zip zap, zip zap.

Y las arañas se enfadaron mucho. De este modo fueron a visitar al Niño Jesús al que le contaron lo que habían hecho con ellas. Éste, les dio permiso para que fuesen a contemplar el árbol.

Las arañas felices recorrieron el árbol de arriba a abajo. Estuvieron allí hasta que lo hubieron visto todo, todo y, entonces, se volvieron para sus rincones tan contentas...

Como la Nochebuena estaba avanzada, el Niño Jesús bajó para bendecier el árbol y todas las cosas bonitas que lo adornaban. Pero cuando llegó allí, ¿a que no adivináis lo que halló? ¡Telarañas!

Por todas las partes donde las arañas habían pasado habían dejado sus largos hilos de seda. El Niño Jesús tocó el árbol con su dedo y las telarañas empezaron a resplandecer como si fueran de oro. Brillaban y rebrillaban entre las ramas; y los largos hilos dorados lo cubrían todo. ¡Qué maravilloso era!
Sara C. Byrant

Desde entonces siempre se colocan hilos dorados en el árbol de Navidad!


Related Posts with Thumbnails