COMETA

sábado, 10 de octubre de 2009

CUENTO AFRICANO DE MIEDO"EL MONSTRUO CALABAZA, LA BRUJA Y EL CARNERO"

A la entrada del primer poblado humano, delante de una choza semiderruida, se encontraba una calabaza monstruosa.
Image Hosted by ImageShack.us

Cada vez que alguien se aproximaba, la calabaza lo devoraba, se abría en dos y se volvía a cerrar sobre los desgraciados que cometían la imprudencia de acercarse demasiado para examinarla mejor. De esta forma la calabaza había ido engulliendo, uno tras otro, a todos los habitantes del poblado.

Sólo una mujer llamada Kalba, que vivía con su hijo en la selva, se había librado, así como también una bruja, tan vieja, que ya no podía salir de su choza.
Image Hosted by ImageShack.us


Pero un día el hijo de Kalba se escapó de su madre y el niño fue devorado. Kalba pidió ayuda a la bruja y ésta la mandó, por una puerta secreta hasta el interior de la tierra, a buscar al carnero divino. Sólo llevaba un pimiento mágico, que le sirvió para abrir la puerta.

Una vez dentro, caminó y caminó y al final en una cabaña de oro estaba el carnero mágico que una vez que supo lo ocurrido la montó en su lomo. Mágicamente aparecieron ambos en el poblado.Image Hosted by ImageShack.us


Cuando la bruja vió al carnero lo saludó y comenzó a cantarle las fechorías del monstruo calabaza. El canto de la vieja encendía fuego en la nariz del carnero y hacía enrojecer sus cuernos como si fueran brasas. Fue así como se enfrentó al monstruo calabaza.
Image Hosted by ImageShack.us

El choque fue tan terrible que el estruendo se pudo oír en las estrellas. El carnero divino desapareció en lo profundo del cielo, pero la calabaza se rompió como un huevo maduro y todos aquellos que habían sido devorados salieron de nuevo al mundo.

Lo más maravilloso y extraño de esta historia es que en el vientre de la calabaza los hombres estaban tumbados unos sobre los otros, en cuatro filas superpuestas.

Los de arriba son ahora blancos.Image Hosted by ImageShack.us


Los de la segunda capa son amarillos.Image Hosted by ImageShack.us

Los de la tercera rojos.Image Hosted by ImageShack.us


Y los últimos, aquellos sobre los que reposaba todo el mundo, son negros.Image Hosted by ImageShack.us

Esta es la verdad. Quienes no me crean no son más que niños ciegos y nada comprenden de los misterios del mundo.

1 comentario:

Patricia dijo...

Hola!! Bellísimo cuento, me encantó.
Se los voy a leer a mis alumnos de la biblio.
Saludos desde el Blog de una Biblioteca Escolar, de Buenos Aires.

Related Posts with Thumbnails