COMETA

miércoles, 27 de julio de 2011

CUENTO "LA ESTRELLA DE DIOS"


Cuando Dios terminó la Creación del mundo, decidió dejar una pequeña estrella entre las personas. Esta pequeña estrella era una parte de él.




Como el ser humano valora poco lo que le dan con facilidad, Dios pensó que debía dejar su estrella escondida en algún lugar que fuera muy difícil de encontrar.


 



Entonces le pidió consejo a los ángeles más sabios y les preguntó:

Y ellos  le sugirieron varias posibilidades....
 
 
   

 Pero estas respuestas no convencieron a Dios. 



 




En ese momento el ángel más pequeño de todos los ángeles le dijo:








Y así creó a cada ser humano con una pequeña estrella en su corazón. 







Pasaron los años y Dios, al ver cómo las personas buscaban la estrella divina y no la encontraban, decidió ayudarles y les regaló la religión.

Desde entonces, la religión ayuda a las personas a mirar en el interior de su corazón para encontrarse con Dios, llenarlo de su amor y poder irradiarlo a ellos mismos y a los demás.

Cómic realizado por los alumn@s de 5º A de Primaria.

miércoles, 13 de julio de 2011

CUENTO "POR QUÉ EL CIELO ESTÁ TAN LEJOS"

Al comienzo de los tiempos, el Cielo estaba tan cerca de la Tierra que la gente, con solo estirar el brazo, ya lo tocaba. El Cielo, así, tan cercano, protegía a los animales y a las plantas de los cálidos y duros rayos del Sol, así como de las tormentas y los vientos fríos.

Pero, un día, unas mujeres se pusieron a moler grano con grandes palos que acababan en una maza. Levantaban los palos para moler el grano contra una piedra. Entonces, cada vez que los levantaban, con el extremo superior del palo golpeaban la superficie el Cielo y lo agujereaban, haciéndole bastante daño.

Al Cielo aquello no le hacía ninguna gracia, por lo que se enfadó mucho:

- ¡Eh! Estaos quietas. Parad de darme golpes con vuestros palos. ¿No veis que me estáis poniendo como un colador?

Pero ellas estaban tan ensimismadas en su trabajo y tan concentradas en la hermosa canción que estaban cantando que no lo escucharon y siguieron moliendo su grano haciéndole más agujeros por aquí y por allá.

video
Como el Cielo no aguantaba el dolor dio un impulso hacia arriba y se alejó cuanto pudo de la Tierra, hasta llegar a donde hoy se encuentra.

 A partir de este momento, todos los seres de la Tierra quedaron a merced de los elementos, del calor y del frío, de la lluvia y de la nieve, del viento y de las tempestades.

Eso que llamamos estrellas son los agujeros que las dos mujeres hicieron en la superficie del Cielo mientras molían el grano con sus mazos.

Las nubes cuelan su agua por los agujeros del Cielo y entonces llueve sobre la  Tierra. Ellas le dicen al Cielo:

- ¡Por favor, no dejes que se nos caiga el agua!

Pero el Cielo responde:

- ¡Cómo no la voy a dejar caer, si los seres de la Tierra no pueden vivir sin ella!

Así que, es cierto que por causa de aquellas mujeres el Cielo se alejó hasta lo más alto. Pero también es verdad que si ellas no lo hubiesen agujereado no llovería y toda la Tierra sería un desierto.

Cuento popular de Somalia.
Canción africana SHAY, SHAY, KOOLAY. 

martes, 5 de julio de 2011

CUENTO "LOS CABALLONES BLANCOS"

Había una vez un artista que vivía con su familia en una casa junto al mar. En verano iba a la playa y hacía animales con arena, sobre todo caballos, porque decía que eran los animales más bonitos del mundo.

Una mañana el artista se despertó y encontró que había en el mar enormes crestas blancas sobre las olas.

- ¡Mira! ¡Caballones blancos!- dijo su mujer.

Cuando el mar está agitado, la gente llama "caballones" a las olas.

El artista vió los caballos, en la bahía, galopando y zambullendose e inspirándose en ellos decidió que la escultura de arena de ese día sería un caballo.

Fue a la playa y lo primero que hizo fue coger agua del mar y echarla sobre la arena seca, luego separó y modeló la arena con sus manos. El caballo empezó a tomar forma: los músculos y las patas, la cabeza alzada y las crines encrespadas...

El artista trabajó hasta que se puso el sol y cuando empezó a hacer frío, se volvió satisfecho a su casa.

El caballo de arena se despertó. Estaba vivo, pero no podía moverse. Oyó las gaviotas, oyó el eco del mar y, a lo lejos, oyó el relincho de los "caballones blancos"

- ¿Qué están haciendo?- preguntó el caballo de arena a las gaviotas.

- Se encabritan, saltan y agitan la cola -le respondieron.

El caballo de arena intentó moverse. Imaginaba que era un caballo al galope, pero estaba clavado en la arena y no podía ir con ellos.

- ¡Ven con nosotros! -le gritaban los caballones blancos.

El mar rompía contra la orilla, hasta que una ola enorme le cubrió las crines, la cabeza, las patas... y entonces el caballo de arena sintió que las olas le elevaban; relinchó y agitó las crines. A su alrededor los caballones blancos saltaban sobre las olas y se zambullían.

Después se alejaron galopando y el caballo de arena se fue con ellos.

A la mañana siguiente, la gente dijo:  "¡Qué pena! El mar se lo ha llevado".

Pero el artista sonrió. Él sabía adónde había ido su caballo de arena...
Related Posts with Thumbnails