COMETA

miércoles, 16 de junio de 2010

CUENTO "ARIÓN Y LOS DELFINES"

Hace mucho, mucho tiempo Arión era un cantante célebre en toda la antigua Grecia. Un día, fue a Sicilia para asistir a un concurso de canto. Se llevó todos los premios y, sus admiradores, lo llenaron de regalos.

Cargado de oro y joyas embarcó para regresar a Grecia pero los marineros le tenían mucha envidia y decidieron quedarse con todas sus riquezas y tirarlo al mar.

Arión suplicó por su vida:

- Por favor, os ruego que como última voluntad me dejéis cantar antes de morir.

Mientras Arión cantaba, los delfines se iban acercando al barco atraídos por la melodía. A punto estuvieron los marineros de dar marcha atrás y perdonarle la vida pues, los había cautivado con la belleza de su canto. Pero, la codicia pudo más y lo tiraron por la borda.

Arión fue rodeado por delfines que lo llevaron, agarrado a sus aletas, al puerto más cercano en Corinto.

Cuando los ciudadanos de Corinto vieron llegar a un hombre escoltado por delfines no daban crédito a lo que veían. Y, mucho menos cuando reconocieron al hombre, ¡era Arión!

- ¡Arión!, mirad a ¡Arión! gritaban emocionados.

Arión le daba las gracias a los delfines:

- ¡Gracias amigos!, ¡Que Poseidón os proteja para siempre!

Los delfines se pusieron derechos para responderle: parecían que reían, satisfechos de salvarlo. Jugaron durante unos minutos entre las olas y después nadaron hacia mar abierto hasta desaparecer en el horizonte.

Cuando los marineros llegaron a puerto explicaron que una tempestad terrible hizo caer al célebre cantante por la borda, pero fueron detenidos y obligados a devolverles las riquezas a Arión.

Y para que sus descendientes no se olvidasen nunca de este suceso, los habitantes de Corinto esculpieron una estatua que representaba a un hombre transportado por un delfín.

Desde entonces los humanos saben que los delfines son los únicos animales que espontáneamente les muestran amistad.


Related Posts with Thumbnails