COMETA

domingo, 7 de marzo de 2010

CUENTO "TRIGRIDIA Y EL DÍA EN QUE NACIÓ EL TRIGO"


Hace muchos, muchos años vivía una niña hermosísima, tan hermosa que cuando salía de casa el mismo sol se ocultaba detrás de las nubes para no tener que competir con sus cabellos dorados. Se llamaba Trigridia.

Una mañana se alejó de su aldea para dar un paseo y llegó a un enorme campo lleno de plantas salvajes. Se sentó a descansar; reclinó la cabeza junto unas matas y, tras cerrar los ojos, se quedó dormida. Profundamente dormida. Pues aquella planta era una adormidera.

Cuando la tierra sobre la que estaba se dió cuenta de su profundo sueño, se aprovechó de ello y la fue cubriendo con ramas y hojas; después hizo que el viento removiese la maleza para ocultarla y finalmente la tragó, enterrándola bajo una fina capa de piedras y polvo.

Durante días, los padres de Trigridia y toda la aldea la buscaron sin éxito. Durante noches, la tierra envolvió más y más el cuerpo de la niña. Así pasó el tiempo, llegaron las lluvias y con ellas la primavera.

La tierra quiso que todos supiesen lo contenta que estaba. Entonces floreció en el campo la primera espiga dorada. Una espiga con el color del cabello de Trigridia, su esbeltez, su hermosura, el brillo de sus ojos y la fuerza de su sonrisa.

No fue la única espiga. En los días siguientes nacieron más y más, cientos, miles, como un canto de la tierra por el amor que sentía, haSta que todo el campo fue como un océano dorado que se movía al compas del viento.

Una mañana una oruga paseó por el rostro de Trigridia; ella se desperezó y abrió los ojos. Fue su despertar. Apartó la tierra que la cubría y se levantó sin apenas recordar nada. Corrió hacia su aldea, donde todos la daban por desaparecida. Cuando contó lo sucedido fueron al campo muy enfadados pero allí se encontraron con aquel mar dorado.

Ni siquiera sabían lo que era.

- Perdón- les dijo la tierra.- Sólo quería tener un poco de sol en mi interior.

Trigridia la acarició. Cortó un mechón de su cabello y lo enterró allí mismo, en el lugar en el que estuvo dormida. Luego le prometió regresar al comienzo de cada estación para hablar y jugar con ella.

Los hombres llamaron trigridias a aquellas espigas, más tarde trigrias, y finalmente trigo.Pero esto sucedió hace cientos de años.
Related Posts with Thumbnails