COMETA

lunes, 1 de marzo de 2010

CUENTO CELTA "EL DRUIDA Y LA SABIA"



View more presentations from RATIBRON.

Hace mucho tiempo, cuando la magia todavía existía libremente por cada rincón del planeta, vivía una sabia venerada por todos.

Tenía la habilidad de conocer el destino de cada persona, de cada animal, de cada ser viviente. La sabia había nacido en el mar y vivía en harmonía con los espíritus del bosque.

Todos aquellos que iban a buscarla nunca regresaban o encontraban un destino fatal.

En el Castro de nuestro reato vivía un druida muy especial pues hacía crecer las plantas con sus poderes.

Un día estaba realizando un hechizo para dar vida a una planta cuando algo salió mal. La planta se volvió agresiva y mató a su ayudante. Tras esto el druida pensó que había perdido sus poderes y que estaba maldito…

Muy disgustado decidió ir a buscar a la Sabia para pedirle consejo. De esta manera se adentró en el bosque una noche fría sin más abrigo que el de su túnica.

Pasó la noche a los pies de un cerezo. Cuando despertó los árboles no eran los mismos. Eran sauces.

Entonces supo por qué la gente nunca encontraba el camino a la sabia, ya que la naturaleza cambiaba.

Cuando se hizo de noche de nuevo habló con su lenguaje mágico a los árboles y les dijo:

- Ya que queréis ser sauces así sea, yo os haré compañía.

Por la mañana los árboles, agradecidos por sus palabras y su actitud, le mostraban el camino correcto hacia la sabia con sus ramas. De esta manera se internó en lo profundo del bosque siempre guiado por los árboles.

Hasta que encontró una joven que bailaba y cantaba mientras le decía:

- Sé a qué vienes. Busca un sauce dorado y obtendrás respuestas. Pero cuidado los sauces no son simples árboles ya que ellos te trajeron hasta mí".

El Druida se sentó debajo de un sauce a meditar sobre lo que le acababa de decir cuando escuchó:

- “SI AL SAUCE DORADO QUIERES CHEGAR UN RECUERDO TENDRÁS QUE DAR”.

Y recordó que cuando era niño era muy feliz.

De inmediato apareció un sauce dorado y la Sabia que le dijo:

- "LA FELICIDAD SE ENCUENTRA EN LAS COSAS MÁS PEQUEÑAS, INCLUSO EN LOS RECUERDOS”.“ SUBE A LA MONTAÑA Y EN LO ALTO TE ESTARÉ ESPERANDO”.

Y así fue como nuestro druida se puso en camino a la cima de la montaña… Solo que por el camino encontró a unas ardillas y se entretuvo un rato hablando con ellas con su lenguaje mágico. Y cuando cogió unos frutos silvestres, porque tenía hambre, los compartió con los pájaros que vivían allí.

Por fin llegó a la cima y la Sabia le dijo su destino:

- “LA FELICIDADE SE ENCUENTRA EN LAS COSAS MÁS PEQUEÑAS QUE PUEDEN PASAR DESAPERCIBIDAS. TU DESTINO ES EL MEJOR DESTINO QUE CUALQUIERA PUEDE DESEAR”.

- “EN EL CAMINO HICISTE FELICES A LOS ÁRBOLES Y A LOS ANIMALES CON TU COMPAÑÍA”.

Ese es tu destino:

- “HACER FELIZ A LA GENTE” “Y ASÍ ESTÁ DICHO. PUES YO SOY LA SABIA NACIDA EN EL MAR Y QUE VIVE AQUÍ ESPERANDO A QUE GENTE COMO TÚ ME ENCUENTRE Y AYUDE A TRANSMITIR FELICIDAD A LOS DEMÁS

Y así fue como el druida regresó a su castro, con la frente muy alta. Sus dudas fueron resueltas y conocía, por fin, su destino.

Y tú que lees este cuento intenta también sembrar felicidad allá por donde vas.

Recuerda siempre la magia. Recuerda siempre las palabras de la sabia…

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails