COMETA

martes, 8 de septiembre de 2009

CUENTO DE EL SALVADOR "FLOR NACIENTE Y EL MAÍZ BLANCO"


Hace mucho tiempo la señora de los pipil tuvo una niña y la llamó FLOR NACIENTE. Era una niña preciosa con unos dientes blancos como perlas.

Un día que estaba jugando en el río escuchó una voz que decía:

Si la hermosa doncella quiere conocer un hombre dulce, debe seguir las huellas que dejaron sus pies más allá del río

Y como era muy curiosa caminó y caminó siguiendo las huellas hasta que volvío a escuhar la misma voz:

Soy el señor de los murciélagos. Si te quedas conmigo seremos felices y nuestros hijos serán los más hermosos

Ella decidió quedarse y tuvieron un hijo con los dientes tan blancos como los suyos.

Pero un día le llegó a a Flor Naciente la noticia de que su pueblo pasaba hambre ya que miles y miles de ratones arrasaran los campos y comieran todo el maíz.

Como amaba a su pueblo fue a ayudarlos a buscar la semilla del maíz pero por mucho que buscaba no la encontraba. Desesperada le contó a su marido lo que pasaba y este le dijo:

Dile a tu pueblo que trabaje la tierra y cuando a nuestro hijo le caiga su primer diente deberás plantarlo. Confía en mi

Image Hosted by ImageShack.us

Y ¿sabes qué pasó? Pues que la tierra dió su fruto y los granos del maíz eran blancos como los dientes de un niño.

Desde ese momento el maíz es blanco en recuerdo de una chiquilla que sementó un diente de su hijo para salvar a su pueblo.

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails