COMETA

martes, 2 de noviembre de 2010

CUENTO "UNA ANCIANA MUY LISTA"

En un pueblo vivía una buena anciana que era feliz ayudando a los necesitados. Todo el que llamaba a su puerta podía estar seguro de que la buena mujer le daría unas monedas y un buen pedazo de pan blanco; así que los mendigos de los pueblos vecinos nunca pasaban por los alrededores sin detenerse a hacerle una visita.

Un día un hombre, que acababa de comer con ella, le dijo:

- El buen Dios me ha otorgado el poder de concederos un deseo. Pensadlo bien y decidme lo que queréis.

La anciana lo estuvo pensando un buen rato, y por fin le dijo:

- Me gustaría que todo el que se suba al ciruelo que tengo en el jardín no pueda bajar hasta que yo lo diga.

- Así será, le respondió el hombre.

Años más tarde, la muerte pasó por la casa de la anciana.

- Va a cumplir pronto los ochenta se dijo la muerte; ya ha vivido lo suyo, así que voy a llevármela.

Y la muerte entró en la casa.

- ¿Eres tú muerte? Llevo mucho tiempo esperándote; estoy preparada para irme contigo cuando quieras, y no creas que me importa -dijo la anciana. Pero, no, espera, me equivoco; antes de dejar esta vida me gustaría comerme un par de ciruelas.

- Si no es más que eso, espera un momento.

La muerte salió al jardín, se subió al ciruelo y cogió un par de frutas; pero justo cuando se disponía a bajar, la anciana dijo:

- Que la muerte no baje del árbol hasta que yo diga.

Y por mucho que la muerte amenazó, rogó, gritó e insultó, no consiguió que la anciana la bajara del árbol.

Durante seis meses nadie murió en la Tierra y la muerte se hartó de comer ciruelas.

Ya veis nunca un árbol fue tan importante en una historia... Realmente hay mucho que agradecerles...

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails