COMETA

martes, 12 de enero de 2010

CUENTO "LOS HIJOS DE LA LUNA"


Había una vez una niña que hablaba con la Luna. Se llamaba Yiria.

Todas las noches, desde la ventana de su casita de madera, Yiria contemplaba la luna y le decía:

- Luna, yo quiero ser una viajera como tú. Tú eres libre y paseas con las estrellas. Yo, por el contrario, estoy en esta casa y mi vida es siempre lo mismo.

Y así noche tras noche seguía:

- Luna, yo quiero ser viajera como tú. Las estrellas Sirio y Aldebarán son tus amigas. Ellas te cuentan muchas cosas del mundo, yo quiero conocer el mundo.

Durante mucho tiempo, cada noche, la niña le hablaba a la LUNA, pero la Luna parecía no darse cuenta.Image Hosted by ImageShack.us


Hasta que una noche ésta se detuvo y oyó con atención lo que le decía. Después de mucho pensar, la Luna, encontró la manera de realizar los deseos de la niña.

Con mucha paciencia y esmero fabricó una diminuta armónica de plata, la pulió y, con su gran sabiduría de viajera celeste, le afinó los sonidos.

Al terminar llamó al viento al que encomendó la búsqueda de 7 luciérnagas. Cuando éstas llegaron la Luna les dijo:

- A vosotras mis compañeras de la noche les pido que lleven esta armónica de plata a Yiria.

Una mañana la armónica apareció apretadita entre las manos de la niña. Ella había soñado que unas luciérnagas se la traían de parte de la Luna y, cuando la pasó por los labios soplándola suavemente, se oyó la melodía más hermosa del mundo.


Mediante la melodía Yiria veía paisajes, casas, gente y animales de lejanos países. Escuchaba cantos y música y una voz dulce le contaba bellas historias de esos lugares. De esta manera la niña pudo viajar y conocer el mundo.

Agradecida, decidió contar esos cuentos a todas las gentes de su pueblo para darles un poco de felicidad.
Por eso es que, desde lejanos tiempos, en muchos lugares de la tierra, a los contadores de cuentos nos llaman
LOS HIJOS DE LA LUNA.
Como comprenderéis ella siempre está en nuestro corazón.


Related Posts with Thumbnails