COMETA

jueves, 21 de enero de 2010

CUENTO "LOS DUENDES DE LOS COLORES"



Cuentan que hace mucho tiempo los duendes de los colores empezaron a pelearse. Cada uno quería ser el más importante, el más útil, el más guay.

EL DUENDE VERDE dijo: “Sin duda yo soy el más importante. Soy la vida y la esperanza. Estoy en la hierba, los árboles y las hojas. Sin mi todos los animales morirían. Mirad alrededor y vereis que estoy en la mayoría de las cosas”.

El DUENDE AZUL interrumpió: “Tú solos piensas en la tierra, pero mira el cielo y el mar. El agua es la base de la vida y son las nubes las que la absorben del mar azul. El cielo da espacio, paz y serenidad. Sin mi paz no seríais más que aficcionados”.

EL DUENDE AMARILLO soltó una risita: “¡Vosotros sois tan serios!. ¡Yo traigo al mundo risas, alegría y calor!. El sol és amarillo, la luna amarilla y las estrellas son amarillas. Cada vez que miráis a un girasol el mundo entero comienza a sonreir. Sin mi no habría alegría. ¡Fastidiaros!

A continuación tomó la palabra el DUENDE NARANJA: “Yo soy el color de la salud y de la fuerza, de las vitaminas más importantes. Pensad en las zanahorias, las calabazas, las naranjas, los mangos y las papayas. Y cuando coloreo el cielo, mientras sale y se pone el sol, mi belleza es tan impresionante que nadie se acuerda de vosotros” ¡Chincha rabincha!

EL DUENDE ROJO no podía contenerse por más tiempo y saltó: “Yo soy el color del valor y del peligro. Estoy dispuesto a luchar por una causa. Traigo fuego a la sangre. Sin mi la tierra estaría vacía como la Luna. Soy el color de la pasón y del amor, de la rosa roja, de la flor de Pascua y de la amapola”.

EL DUENDE VIOLETA habló con gran pompa: “Soy el color del poder, de la autoridad y de la sabiduría.
La gente no me cuestiona, me escucha y obedece.
Así que ya sabeis yo soy el mejor y no se hable más!”.

EL DUENDE AÑIL habló mucho más tranquilamente, que los otros, pero con igual determinación: "Pensad en mi. Soy el color del silencio. Represento el pensamiento y la reflexión. Me necesitais para el equilibrio y la paz del corazón”.

Así fue como los duendes de los colores estuvieron a presumir, cada uno convencido de que él era el mejor. Cada vez gritaban más y más fuerte…

De repente, apareció un resplandor de luz blanca y brillante. Había relámpagos y truenos que resonaban con estrépito. La lluvia empezó a caer a cántaros,implacablemente.
Los duendes de los colores se escondieron con el miedo y se abrazaron unos a otros buscando protección.

Entonces, el hada de la lluvia hizo su aparición y habló: “¿Estáis peleando duendes locos contra vosotros mismos, intentando cada uno dominar al resto?. ¿No sabéis que todos sois importantes?
Cada uno tiene una labor única, especial y diferente pero, juntos sois una maravilla. Juntad vuestras manos, venid conmigo y haced lo que os digo”



Así fue como los mandó colocar formando un arco el cielo, primero el rojo, naranja, amarillo, verde, azul, añil y por último el violeta.

El resultado fue maravilloso: le llamó EL ARCO IRIS. Y les dijo a los duendes:

Cada vez que os vean en el cielo todos recordarán lo que significa estar unidos.
Este es mi mensaje: ¡TODOS PARA UNO Y UNO PARA TODOS!

Ahora ya sabéis lo que dice un arco iris cuando aparece en el cielo.

Y si pones atención seguro que escuchas al hada de la lluvia y a los duendes cantar y mandar su LLUVIA DE AMOR.





Related Posts with Thumbnails