COMETA

martes, 28 de febrero de 2012

CUENTO "EL LAGO DE CORK"


En el sur de Irlanda, cerca de la ciudad de Cork, hay un gran lago en el que la gente va a pescar o pasear en barca. Pero lo que no saben las personas que realizan estas actividades es que en el mismo fondo de este lago hay edificios y jardines mucho más hermosos que cualquiera que se conozca.

¿Quieres saber cómo llegaron allí? Pues, lee atentamente...

Hace muchos años, en esta tierra irlandesa, había un gran rey, llamado Cork, que tenía su palacio justo donde ahora está el lago.

En el medio del patio había un manantial de agua, tan pura y tan clara que maravillaba a todo el mundo.

Mucho le gustaba al rey este lugar pero ,como cada vez venían más personas a buscar su agua, tenía miedo de que secara. Así que mandó construir una muralla alrededor del pozo y no dejaba que nadie se acercara.

Cuando él quería un poco de agua mandaba a su hija por ella ya que era la única en quien confiaba.
Un día, el rey dio una gran fiesta a la que asistieron príncipes y señores. Había fabulosas atracciones por todo el palacio, baile y comida en abundancia. En una ocasión un príncipe bailó con la hija del rey e hicieron muy buenas migas.

Como alguien pidió agua  el rey mandó a su hija, acompañada por el príncipe, a por ella.

Cuando la princesa se inclinó, para llenar la jarra de oro que llevaba, se cayó dentro. El príncipe intentó ayudarla pero el agua parecía que tenía vida propia y comenzó a subir tan a prisa que el patio quedó enseguida anegado.

Muy nervioso el príncipe corrió de vuelta junto al rey. Pero el agua, alegre de verse en libertad se echó a manar incesantemente. Cada vez subía más y llegó al comedor del palacio aún antes que el propio príncipe. Logró tal altura que inundó por completo el verde valle donde estaba el palacio del rey. Y así se formó el actual LAGO DE CORK.
 Pero el rey, su hija y los invitados no se ahogaron.  Desde entonces, en el palacio en el fondo del lago, todas las noches se celebra la misma fiesta y el mismo baile y durarán hasta que alguien tenga la suerte de sacar del fondo la jarra de oro que fue la causa de esta desgracia.
 Nadie duda de que fue un castigo al rey por cerrarle el pozo a la gente pobre. Y si alguien no cree esta historia que vaya al lago de Cork, la carretera pasa por su orilla...
 ... Cuando el agua está clara se puede ver el castillo y los edificios...

jueves, 2 de febrero de 2012

CUENTO "EL MAYOR TESORO"

En el País de las Brujas y Brujos, cada cuatrocientos años, se elegía a una nueva reina o rey. Pero ser rey o reina era muy difícil, porque, para lograrlo, había que traer el mayor tesoro que no se compra con oro.

Llegado el momento, todas las brujas y brujos salieron volando a buscarlo. El Brujo Tiberio salió acompañado de su amigo Nessi. Iban los dos sobrevolando el mar cuando decidieron para a descansar en lo que parecía una isla.
Pero ¡no era una isla!, era una ballena que se había quedado dormida. Con la conversación de los dos amigos, la ballena se despertó sobresaltada y salió nadando a toda velocidad.


 Tiberio gritó asombrado:

- ¡Una ballena! ¡Es extraordinario! ¡Vamos por ella! Y pronunció el conjuro para respirar bajo el agua:

- "¡ZIS, ZAS! ESTAREMOS BAJO EL MAR Y PODREMOS RESPIRAR"

Y por arte de magia, se encontraron bajo el mar.

- Mira Tiberio, decia NESSI, un tesoro: peces, corales, ¡qué maravilla!

- ¡Vamos!, ¡vamos! le decía Tiberio. No podemos detenernos; la ballena nada muy deprisa y vamos a perderla. Tenemos que alcanzarla. ¡Vamos!

Y siguieron nadando. El fondo del mar estaba lleno de riquezas. Había árboles de coral y madreperlas sobre las rocas.
-¡ Tiberio ya estoy harto! decía Nessi. ¿Por qué buscas a esa ballena? ¿Acaso piensas cazarla?

- ¡Pero qué tonterías dices! ¡Nunca haría daño a una ballena!- contestó Tiberio. Los hombres las han cazado durante siglos, y por eso quedan tan pocas. Lo único que quiero es hablar con ella, que me cuente viejas historias del mar. Quiero llevarla a la ciudad de los brujos y brujas y mostrarle nuestro mundo. Pero la hemos perdido y nunca sabremos si a ella le hubiese gustado ir.

Sin embargo, la ballena, que estaba escondida detrás de una gran roca lo oyó todo.

Entonces salió de su escondite y gritó muy fuerte:

- ¡Pues claro que me gustaría ir! ¿Puedo hacerlo?

Y tiberio dijo las palabras mágicas: "¡ZIS, ZAS! LA BALLENA SALDRÁ DEL MAR Y POR EL AIRE VOLARÁ!

En la ciudad, todas las brujas se preguntaban por qué habría traído Tiberio una ballena.

Llegó el momento de la elección:

- ¡Oíd brujas y brujos!- dijo la vieja reina. Todos los tesoros que habéis traído se pueden comprar con oro. Los diamantes, los trajes, las obras de arte..., ¡todo! En cambio, Tiberio ha traído el mayor tesoro: ¡una amiga! Y la amistad no puede comprarse con oro. Por tanto, Tiberio será nuestro nuevo rey.
Y así, en aquella noche mágica, a la luz de las hogueras, el brujo Tiberio fue coronado rey.
Related Posts with Thumbnails