COMETA

miércoles, 27 de abril de 2011

CUENTO "EL PALACIO ENCANTADO"

José y María eran dos hermanitos muy ambiciosos. Los dos querían vivir en un gran palacio encantado. Un día salieron de su casa y se fueron por los campos su busca.

Después de caminar mucho, les salió al encuentro el príncipe Colibrí y les dijo:

- Venid conmigo a mi palacio. Es un palacio caliente, tapizado de plumas. El aire lo mece y las hojas de un árbol le sirven de techo. Mi palacio es un nido.

Pero los niños siguieron caminando sin hacerle caso. Después de caminar mucho, les salió al encuentro el caballero Zorro, con su nariz puntiaguda y cola suave y esponjosa, y les dijo:

- Venid conmigo a mi cueva. Es un palacio caliente, alfombrado de hojas secas. Una rama le sirve de techo y en él tengo guardadas muchas cosas buenas para comer.

A pesar de que tenían mucha hambre y empezaban a sentirse cansados continuaron con su marcha.

Les salió al encuentro el señor Oso, fuerte y grande, con su abrigo peludo y su cara risueña.

- Venid a mi palacio. Es un palacio caliente, hecho de madera olorosa y tapizado de musgo. En él tengo pedazos de panal de la miel más dulce. Mi palacio es el hueco de un árbol.

Y tampoco a él le hicieron caso.

Rendidos y agotados decideron dormirse al pie de un árbol. 

Entonces, el hada Alegría se les apareció en sueños y les dijo:


- Aquí está el palacio encantado niños ambiciosos. Este palacio se llama hogar.






Los niños despertaron de su sueño con la risa del hada que parecía un repique de campanillas de plata. Se restregaron los ojos y descubrieron que estaban en su casa y su mamá estaba frente a ellos sonriendo.

Los niños la abrazaron y la llenaron de besos. Su casita les pareció deste entonces mejor que todos los palacios del mundo.

miércoles, 20 de abril de 2011

CUENTO "EL LIBRO AVENTURERO Y EL SECRETO DEL CUENTACUENTOS"


Este cuento me lo contó un libro pequeño y aventurero que vivía aislado en lo más alto de una biblioteca, sin que ningún niño lo pudiera leer. Un día, ese libro de pocas hojas, saltó de su estante y se fue a conocer mundo...

Sin saber como tropezó con Bruno, un cuentacuentos que viajaba de pueblo en pueblo con su vieja maleta de madera. Grandes y pequeños lo seguían hasta la plaza deseando escuchar sus apasionantes relatos. Él, entonces, colocaba su maleta en el suelo y, poniéndose encima de ella, comenzaba a relatar historias.

Sus historias hacían soñar a grandes y pequeños, llenaban de fantasía el corazón y la vida de la gente. Pero había algo que todo el mundo se preguntaba:

- ¿Qué llevaba Bruno en su maleta? ¿Por qué nunca se separaba de ella?

Y comenzó a rumorearse que guardaba en ella el secreto y la fuerza de sus palabras.

Ocurrió que Xiago, otro cuentacuentos, envidioso de la fama de Bruno, le robó su maleta. ¿Os podéis imaginar la cara de sorpresa que puso cuando al abrirla descubrió que estaba vacía?

- Pero... entonces ¿cual es el secreto de Bruno? -se preguntaba.

Bruno, mientras, seguía contando cuentos. Ahora en lugar de una maleta llevaba un bastón. Seguía cosechando éxitos. Como contador de historias era fantástico, agarrando su bastón ,como si fuese un amuleto, hacía vibrar de emoción a grandes y pequeños. Cualquier palabra que pronunciara tenía una fantástica propiedad: llegaba al corazón de las personas, por eso la gente lo quería.

A estas alturas ya me imaginaba yo cuál era el secreto de Bruno pero el pequeño libro me lo confirmó:

- LAS PALABRAS SIN AMOR NO SON NADA. PON EL CORAZÓN EN TODO LO QUE DIGAS, PON EL CORAZÓN EN TODO LO QUE HAGAS.

Esta frase la llevaba grabada en su maleta y ahora en su bastón.

Xiago aún sigue buscando el secreto del éxito, pero... tú que ahora lo sabes síguelo. PON EL CORAZÓN EN TODO LO QUE DIGAS, PON EL CORAZÓN EN TODO LO QUE HAGAS PORQUE... LAS PALABRAS SIN AMOR NO SON NADA.

jueves, 14 de abril de 2011

CUENTO "¿QUÉ COMEN LAS BALLENAS?


Imaginaos que, en tiempos remotos, había en el mar una ballena que comía todos los peces que encontraba. De este modo sólo quedó en todo el amplio mar un pez pequeño, astuto y diminuto que nadaba justro detrás de la oreja derecha de la ballena, de modo que quedaba fuera de peligro.

Un día le susurró al oído a la ballena que había una carne exquisita que nunca había probado: la del hombre.

Como estaba muy, muy hambrienta, ya que no quedaba ningún pez en el mar, no le quedó más remedio que hacerle caso al pez y comerse al primer humano que encontrara. Pero... claro, en el mar y en aquella época sólo podía ser un náufrago ¿dónde lo iba a encontrar?

El destino se puso de su parte y en el Mar del Norte encontró uno. Tenía tanta hambre que se lo tragó con balsa incluida. El problema es que el humano, al verse encerrado, comenzó a patear, pegar puñetazos, armar ruido, aporrear, a morder, a arañar, a danzar bailes marineros... Y la ballena se sintió muy desgraciada.


Así que le dijo al astuto pececillo:

- Este hombre es muy indigesto y me produce hipo. ¿Qué hago con él? 
- Dile que salga, respondió el astuto pez.

Pero el hombre se negaba a salir si no lo llevaba de vuelta a su tierra. Y de este modo, la ballena nadó y nadó con toda la rapidez que le permitía el hipo.

Cuando llegó a la tierra del marinero y en el momento de abrir la boca, éste salio y se marchó a su casa muy contento. Sólo que mientras estaba en la barriga de la ballena no había perdido el tiempo. Había cortado la balsa hasta convertirla en una pequeña rejilla cuadrada de maderos entrecruzados, bien sujetos con sus tirantes y arrastrado hasta colocarla con fuerza en la garganta de la ballena donde quedó clavada.

¡Pobre ballena! A partir de aquel día, como no podía escupir ni tragar la rejilla, tuvo que comer peces muy muy diminutos.


Esa es la razón por la cual las actuales ballenas nunca comen ni hombres, ni mujeres, ni niños ni niñas.


(Adaptación del cuento de Rudyard Kipling. Imagen: representación en collage del cuadro de URBANO LUGRÍS "Las Sisargas" por los alumn@s de 5º de Primaria.)

jueves, 7 de abril de 2011

CUENTO "EL ORÍGEN DEL VIOLÍN"




Érase una vez un matrimonio que no tenía hijos. Estaban muy apenados y cada noche suspiraban por tener uno. Una noche que habían acampado en el bosque, la mujer fue a buscar agua a un riachuelo, y allí encontró a una anciana que le dijo:

- Lloras por un hijo, ¿verdad? Parte una calabaza, echa dentro leche y bébetela. ¡Tendrás un hijo que será rico y feliz!

Y dicho esto, la anciana desapareció, dejando tras ella un intenso perfume de nardos.

La mujer regresó a su carro a toda prisa y le explicó a su marido el extraño consejo. Los dos corrieron a buscar una calabaza para hacer lo que había dicho la anciana.

Pasados nueve meses tuvieron un hijo al que llamaron YOSA.

Durante mucho tiempo fueron una familia muy feliz, hasta que los padres murieron. Entonces el muchacho se dijo:

- ¿Qué voy a hacer aquí solo? ¡Me iré a ver mundo!

Fue de pueblo en pueblo, de ciudad en ciudad, hasta que llegó a la ciudad más grande del país, cuyo rey tenía una hija bellísima y un tesoro que ofrecía, junto a la mano de la princesa, a aquel que supiera hacer algo insólito, y que fuera, además, bueno para todo el mundo.




Y así fue como el violín vino al mundo.

viernes, 1 de abril de 2011

CUENTO "LA BENDICIÓN DE DIOS"

Cuando Dios estaba creando el mundo, lo último que hizo, lo que mejor le salió de todo, fue GALICIA.

Y cuando ya acabó de hacer este lugar, colocó sus posaderas en el monte de Santa Tecla para descansar un poco y contemplar mejor su obra.
Ocurrió que no se sentó bien y, para no caer y quedar en ridículo, apoyó una mano.

Con el peso, quedaron marcados en el suelo sus dedos, de esta manera el mar entró por aquellas marcas tierra adentro. Y así fue como los cinco dedos formaron las cinco Rías Bajas: la de Vigo, la de Pontevedra, la de Arosa, la de Muros-Noya y la de Cee-Corcubión.

Cuando levantó la mano y la sacudió, el barro cayó a montones sobre el mar, formando de esta manera las islas Cíes, las Sisargas, Ons y Oncela, Sálvora, Arosa y la demás islas gallegas.

¡Un auténtico paraíso! ¡LA BENDICIÓN DE DIOS"
(Adaptación del cuento de Xosé Miranda y Antonio Reigosa
Imagen presentación: Rías de pulpo, poesía visual del Ceip de Aguiño, Personal no docente)

Related Posts with Thumbnails